Todo lo que necesitas saber para comprar un dron: precios, legislaciones, tamaños, y más. Los drones se han convertido en más que un entretenimiento popular en los últimos años, ya para algunos es parte de su equipo de trabajo. Esto se debe a lo fáciles que son de usar y sus innumerables ventajas. Pero la cuestión realmente es saber ¿cuál comprar?

Hay un par de cosas que debes tomar en cuenta si quieres comprar un dron. U4Innovation te cuenta lo que necesitas saber para comprar un dron: sea el modelo, el tamaño, la cámara, las legislaciones que necesitas para volarlo y más, te lo diremos, así que ¡sigue leyendo!

¿Qué debes saber antes de comprar un dron?

Lo primero que debes tener en cuenta al comprar un dron es la legislación vigente de tu país. Todos los países tienen legislaciones diferentes sobre el vuelo de drones y podrías ganarte una multa por no saberlo.

Por ejemplo, en muchos lugares está prohibido volar drones en espacios urbanizados para respetar la privacidad de las personas y sus propiedades. Si quieres bajar a la playa y tomar unas cuantas tomas aéreas, quizá no pase nada.

Investiga antes de hacer tu compra, ya que, eso podría hacer que te replantees incluso la idea de comprar un dron.

¿Qué uso le darás al dron?

El uso que le des al dron también influye mucho en el modelo que vas a comprar y las legislaciones que debes cumplir.

Si lo quieres para uso recreativo, existen mini drones hechos para no volar tan lejos. Perfectos para usarlos en casa.

Si lo quieres para trabajar, porque eres influencer o periodista y quieres unas buenas tomas aéreas, es recomendable que sea un dron con una buena cámara y quizá necesite protectores para sus hélices. Nunca se sabe con qué puedes toparte en exteriores (arboles, insectos, pájaros).

También existe la posibilidad de que quieras ser piloto de drones, pero para eso si tendrás que ahorrar bastante dinero. Los drones y el equipo usado para estas practicas sí es bastante costoso.

Empieza por algo sencillo

No vale la pena que te gastes todo tu dinero en un mega dron super asombroso que realmente no vas a usar o que no te sirva para tus propósitos. A veces, lo ideal es empezar por algo sencillo.

Debes tomar en cuenta que los drones son dispositivos costosos y bastante delicados, así que no vale la pena gastar mucho dinero en un modelo cualquiera sin saber qué necesitas realmente.

Fíjate en los drones más baratos para que puedas adquirir habilidades de vuelo y pierdas el nerviosismo al pilotar. Esto es, porque lo más normal del mundo es que al principio vayas a estrellar tu dron un par de veces. Así que es mejor que lo hagas con uno barato de 50$ a que lo hagas con uno de 800$.

Ensamblaje

Debes tener en cuenta que no todos los drones vienen montados ya de tan solo encenderlos y a volar. Muchos de ellos hay que ensamblarlos, calibrarlos, configurarlos… Esto no es nada fácil para algunos.

Para ayudarte a saber si estarán listos para volar o necesitas armarlos, comprar piezas adicionales y más te ayudamos con un par de siglas que puedes encontrar en las descripciones del dron:

RTF (Ready to fly). Esto implica que está listo para volar apenas sale de su caja, no te hace falta ensamblar nada y viene con todos los componentes necesarios para usarlo. La mayoría de los drones para principiantes tiene estas siglas.

ARF (Almost Ready to fly). Es el menos recomendado para principiantes ya que viene completamente desmontado e incluso es posible que tengas que comprar algunas piezas por separado. Son perfectos para las personas que desean personalizar su dron al máximo o actualizarlo con piezas más potentes.

BNF (Bind and fly). Por último, tenemos este tipo de drones que viene completamente montado, pero no traen el mando/controlador. Debe ser comprado por separado o enlazarlo con un mando que ya tengas. Es una opción conveniente cuando ya posees un mando de calidad. Solo asegúrate que tanto el mando como el dron sean compatibles.

Tampoco olvides que los drones necesitan repuestos, así que, si vas a comprar uno, asegúrate de que puedas encontrar fácilmente repuestos para todas las piezas necesarias en el mercado.

Clima y resistencia del dron

A la hora del vuelo del dron hay que tomar en cuenta las características del mismo, especialmente si el clima no colabora.

Factores como el peso (especialmente si incluye una cámara), el tamaño de las hélices, el material de la carcasa y más son características determinantes a la hora de volar bajo condiciones atmosféricas complicadas.

Si hay mucho viendo y tu dron es muy ligero o tiene hélices pequeñas, cualquier brisa mínimamente fuerte lo descontrolará haciendo que se estrelle o tengas que hacer un “aterrizaje forzoso” que pueda dañar la estructura del dron.

Ten en cuenta si el lugar donde vas a usarlo tiene mucha brisa o llueve frecuentemente a la hora de buscar un dron. Algunos fabricantes especifican en la descripción del dron cuanta resistencia a este tipo de climas tiene para que tu dron pueda volar con seguridad.

Potencia de alcance y autonomía

Estas dos son los principales factores para elegir un dron para exteriores. Ya que puedes presenciar la diferencia entre un dron de entretenimiento y un dron destinado a un uso más profesional.

La potencia de alcance está relacionada con la distancia desde la que se puede controlar el dron. Se pueden conectar de dos maneras: por radiofrecuencia en la banda de 2,4 GHz (común en la mayoría de los modelos) o por red Wi-Fi conectada directamente al dron y al control.

Por lo general el alcance a radiofrecuencia (entre 50 y 350 metros) ofrece mayor distancia que la conexión por Wi-Fi, es por eso que la mayoría de los drones que utilizan la radiofrecuencia suelen ser de exteriores mientras los que usan Wi-Fi permanecen en interiores.

En este punto también es importante mencionar la batería del dron, ya que, no suelen durar mucho tiempo. La media de drones de entretenimiento dura entre los 7 y 30 minutos.

Esto se convierte en un problema porque puede interferir con el vuelo del dron si la batería está demasiado baja, llegando al punto de no retorno demasiado rápido (especialmente si está muy lejos) y deberás ir a buscarlo. Claro, si no lo pierdes para siempre…

Sensores

Por supuesto hay drones más avanzados y costosos que te permiten tener una geolocalización del dispositivo o enlazarlos con una posición determinada para que vuelvan a ese punto antes de que se les agote la batería o si están presentando alguna clase de falla.

Así que, lo anterior mencionado no sería problema si tienes un dron con excelentes sensores de posicionamiento.

Cabe destacar que también gracias a esos sensores, el dron puede moverse por gestos (si mueves las manos, por ejemplo) o activar la opción de seguimiento tras fijar un objetivo (que puedes ser tú, tú mascota, etc.).

Gracias a estos sensores podrás evitar perder tu dron porque puedes establecer un perímetro de vuelo y no irá más lejos de esa área, aunque se acabe la batería o no te funcione el mando.

Cámara y fotografía

Una de las razones más comunes por las cuales las personas quieren un dron es la posibilidad de hacer fotos desde el aire con puntos de vista diferentes. Es impresionante la calidad que algunos drones tienen en sus cámaras y las tomas son asombrosas.

Si realmente quieres tu dron para tener unas increíbles tomas aéreas, debes fijarte muy bien en la resolución que ofrece la cámara. El mínimo actualmente es Full HD 1.920 x 1.080 pixeles. Pero puedes encontrar resolución 4K a buen precio en algunos modelos.

También es posible que el dron no tenga cámara integrada, pero te permita la posibilidad de instalar una. Hay drones super avanzados para profesionales que incluso pueden colocar cámaras réflex.

Esto es lo más básico que necesitas tener en cuenta si deseas comprar un dron. Una vez evalúes qué se ajusta a tus necesidades solo debes buscar un buen precio y ¡listo! Comienza a volar.

Esperamos te haya gustado el articulo de hoy, publicamos nuevos temas interesantes todas las semanas así que ¡no te los pierdas!