Si te preocupa que alguien pueda piratear tu cuenta de Gmail o sospechas que alguien está intentando hackearte, lo mejor que puedes hacer es proteger tus cuentas y así evitar que te hackeen.

Para ello, U4Innovation te trae una guía básica sobre cómo evitar que te hackeen, ¡sigue leyendo y entérate!

Vivir en una sociedad casi dominada por la tecnología, donde tienes que confiar tu información a terceros, es normal pensar que no es nada serio o importante dar tus datos personales.

Pero, la realidad está muy alejada. Puedes tomar como ejemplo, los numerosos hackeos a celulares de famosos compartiendo sus fotos privadas por todo internet. O incluso el hackeo de Equifax que afectó a gran parte de la población estadounidense en el 2017.

¿Qué es un hacker?

Los llamados hackers son personas con grandes conocimientos de informática que se dedican a detectar fallos de seguridad en sistemas informáticos.

Algunos sacan provecho de ello para su beneficio de forma maliciosa, ya que, pueden tener acceso a millones de contraseñas, causar pérdidas de información e incluso, en futuros no muy lejanos, podrán acceder al sistema de tu hogar y controlar tus aparatos domésticos como tus luces, puertas, hornos, etc.

Tipos de amenazas

La seguridad no es exclusiva para todos, ya que cada persona o empresa debe resguardar su información dependiendo del tipo de amenaza pueda afectarle.

¿Qué quieres proteger? ¿De quién quieres protegerlo? ¿Qué necesitas para hacerlo? Y ¿Qué consecuencias tendrías si no proteges esa información? Son tan solo un par te interrogantes a la hora de pensar en las amenazas que podrían afectarte.

Por ejemplo, ¿crees que tu ex o tu pareja actual quiera hackear tu cuenta de Facebook? Entonces no uses una contraseña que pueda adivinar con facilidad como la fecha de tu cumpleaños. Pero si eres un periodista o investigador y crees que alguna entidad gubernamental quiera acceder a tu información, las
medidas a tomar serían completamente diferentes en ese caso.

¿Cómo puedes evitar que te hackeen?

No todo es oscuridad y tragedias cuando hablamos de hackers, ya que existen formas de evitar o de por lo menos hacerles el trabajo mucho más difícil para que no puedan acceder a tus datos más personales.

No te prometemos una guía perfecta para que jamás de los jamases puedan hackearte, pero estos consejos sin duda te ayudarán a reducir las posibilidades de que eso llegue a ocurrir.

1. Contraseñas

Será muy cliché, pero las contraseñas son sumamente importantes a la hora de resguardar tu información. Después de todo para eso existen, para evitar que otros accedan a tus cuentas.
Muchas personas tienden a usar la misma contraseña para más de una cuenta, lo cual es un gravísimo error.

Sabemos que recordar 20 o 30 contraseñas diferentes no es fácil, pero reutilizarlas hace vulnerable a no solo una de tus cuentas sino a varias, incluso todas.

Por suerte, ya existen los administradores de contraseñas para salvar tu día. Estas aplicaciones o extensiones de los navegadores son bastante seguras para hacerle seguimiento a todas tus contraseñas por ti.

Solo necesitarás recordar una contraseña, la de tu administrador. Es como la llave maestra a todas las demás contraseñas diferentes almacenadas para cada una de tus cuentas.

Además, también te recomendamos cambiarlas cada cierto tiempo; una vez al mes o cada 3 meses, es lo mejor. No esperes que sea muy seguro tener la misma contraseña de correo desde que estabas en la secundaria.

2. Aplicaciones actualizadas

Aunque no lo parezca, tener tus aplicaciones actualizadas es sumamente importante y básico a la hora de proteger tu información personal.

Las versiones de software más recientes están repletas de defensas contra cualquier tipo de amenaza cibernética. Si tus aplicaciones no las actualizas desde que las descargaste, probablemente no puedan defenderse de algún spyware que haya salido el mes pasado, por mencionar un ejemplo.

En tu ordenador, la cosa cambia un poco, pero sigue siendo la misma premisa. Los ciberataques más comunes ocurren gracias a softwares desactualizados.

No hace falta que actualices tu sistema operativo cada vez que salga uno nuevo, ya que, las versiones anteriores por lo general siguen actualizando sus
barreras contra malwares constantemente.

La única forma de que no lo hagan es que sea un sistema operativo que ya tenga su soporte de la empresa completamente descontinuado, como Windows XP. Así que, ¡actualízalo ya!

3. Autenticación de dos pasos

No basta solo con tener contraseñas fuertes y únicas, porque incluso esas pueden ser robadas. Para tus cuentas más importantes (Facebook, cuenta bancaria, cuenta de tu empresa, etc) debes agregar protección adicional, conocido como la autenticación en dos pasos.

La Autenticación de Dos Pasos o 2FA te ofrece esa pequeña seguridad adicional que necesitas y por suerte la mayoría de los sitios webs ofrecen ese servicio, así que, lo mejor es activarla cuanto antes.

Esta medida adicional de seguridad no solo te exigirá tu contraseña para entrar a tu cuenta, sino también un código numérico (a veces contienen letras también) enviado por correo electrónico, vía mensaje de texto o incluso por una aplicación especializada para ello.

¡Ojo! Te recomendamos que, si la página web lo permite, usar una opción 2FA que no esté asociada con mensajes de texto, ya que, existe una pequeña posibilidad de que estos también puedan ser hackeados (ya se ha tenido registro de esto cuando el número telefónico de la activista DeRay McKesson
fue filtrado en el 2016). Es preferible una autenticación directa a tu smartphone o un token físico si es posible.

Estas son medidas básicas y muy sencillas que puedes aplicar tú mismo en tu negocio digital para evitar cualquier tipo de hackeo si las aplicas correctamente.

¡Si te ha gustado, no olvides compartir! Y sigue atento a nuevos blogs con información interesante todas las semanas.