Automóviles autónomos. Casi pareciera que los automóviles que se manejan solo que se veían en las películas antiguas están todavía muy lejos en el futuro, pero la verdad es que están más cerca de lo que pensamos.

U4Innovation te cuenta todo sobre los automóviles autónomos de hoy en día, qué son, cómo funcionan y más detalles interesantes al respecto. ¡No te lo pierdas!

Automóviles autónomos actualmente

¿Qué son?

Un automóvil es autónomo cuando cuenta con los sistemas necesarios para imitar capacidades humanas respecto a la conducción, ya sea por manejo o por control.

A nivel básico, se consideran autónomos cuando el vehículo no necesita un conductor, pero este concepto ha ido evolucionando conforme pasan los años.

Los vehículos autónomos deben ser capaces de percibir el entorno que los rodea, analizarlo y aplicar técnicas de conducción conforme a la situación. El conductor u ocupante del vehículo solo debe colocar el destino al cual se quiere dirigir, pero no es necesario que tome ningún tipo de acción de conducción.

Una de las empresas pioneras de los automóviles autónomos es Tesla. Todos los vehículos que diseñan en su programa autopiloto están diseñados para ser autónomos y que el humano no tenga la necesidad de conducir.

Claro, esto no es tan perfecto como suena aún. Cada automóvil tiene sus detalles y se van actualizando sus softwares para mejorar la funcionalidad con el tiempo, para que eventualmente la autonomía sea total y completa.

¿Cómo funcionan?

Como mencionamos previamente, un automóvil autónomo debe ser capaz de percibir su entorno y analizar los datos que obtiene del mismo para tomar el curso de acción más eficiente al conducir.

Para observar el entorno, se utilizan radares con visiones computarizadas por cámaras y sistemas de posicionamiento global como los GPS. De esta manera, captan la información y la interpretan como señales de tráfico, obstáculos, otros vehículos, etc.

Es importante que se cuente reproducción cartográfica del terreno bastante detallada para que la navegación sea normal y fluida. Este tipo de hardware puede tener dependencias de un sistema de inteligencia artificial y conectarse a la “nube”.

De esta manera, la información recopilada por todos los vehículos puede ser usada por resto. Lo que permite una constante evolución del sistema de conducción autónoma, usando las pautas del aprendizaje automático (Machine Learning).

Niveles de conducción autónoma

La conducción autónoma se cataloga en diferentes niveles estipulados por la NHTSA donde se establece que el nivel 0 es el que requiere de un humano para absolutamente todo. Así que no se toma en cuenta dentro de los niveles de conducción autónoma.

El nivel 1, implica controles individuales sean automáticos. De modo que todo automóvil que cuente con freno autónomo de emergencia, control de estabilidad o similares, está incluido en este nivel.

En el nivel 2, se requiere que dos funciones sean controladas por el vehículo al mismo tiempo. Por ejemplo, control de estabilidad y mantenimiento en el carril.

En el nivel 3, el automóvil se controla por sí solo y es capaz de realizar todas las funciones relacionadas a la conducción de manera autónoma. Pero aún así se requiere de un conductor como asistente, el cual pueda tomar control del vehículo de ser necesario en ocasiones concretas.

Y, por último, el nivel 4, es la conducción autónoma completa, donde el vehículo se pueda conducir de forma completa y eficiente sin ningún tipo de asistencia humana. El pasajero únicamente cumple la función de dar inicio a la ruta a seguir.

Ventajas y desventajas de los automóviles autónomos

Por supuesto, no todo es perfecto y los vehículos autónomos aún tienen un largo camino por recorrer. Así que te mencionamos tanto sus ventajas como sus desventajas a futuro.

Ventajas

Funcionan casi sin errores

Hay que resaltar el “casi” ya que, esta tecnología es muy complicada y debe incluir un sinfín de consideraciones como la velocidad, el clima, los otros vehículos, la distancia, la ubicación, etc. Pero, al ser tecnología artificial se las arregla para sacar un 100% de precisión cuando los sistemas están funcionando.

No más tráfico

El tráfico es un problema creado por la sobrepoblación y la poca coordinación que existen entre los vehículos que transitan las calles a diario. Con automóviles que se manejen solos, ni siquiera necesitarás señales de tránsito porque los vehículos se estarán comunicando entre ellos, así que el tráfico será mucho menor.

No es cuestión de manejar más rápido, sino de hacerlo a una velocidad adecuada y con mejor coordinación entre todos para evitar atascos, especialmente en horas pico.

Estacionarse será mucho más sencillo

Con un automóvil autónomo ni siquiera tendrás que preocuparte por estacionarte, ya sea porque no sea tu fuerte o porque no encuentres lugar donde aparcar.

Podrías ir a tu destino y que el vehículo se maneje solo y de unas vueltas mientras no consigue un lugar o mientras terminas de realizar tu diligencia.

Desventajas

El costo

Pero, por supuesto que son costosos. Todas las tecnologías nuevas de vanguardia lo son. Tener un automóvil autónomo es un gasto impresionante actualmente. Un sueño solo para millonarios.

Aunque, tenemos la esperanza de que cuando se vaya haciendo una tecnología más común, será más accesible para las personas promedio. No más queda esperar unos cuantos años para eso.

Problemas en el código

Aunque la inteligencia artificial de estos vehículos funcione sin ningún problema, no todos los sistemas programados pueden escaparse de tener errores en el código.

Si pasa en algo tan común y dominado como los smartphones, puede pasar en un vehículo autónomo donde su tecnología aun está siendo actualizada constantemente. La diferencia es que podrían causar accidentes de tránsito bastante serios.

Perdida de privacidad

Para que el auto funcione bien, necesita estar conectado a satélites en tiempo real. Lo que le permite a cualquier tercero saber dónde estás exactamente a cualquier hora.

No tendrás privacidad alguna y puede ser potencialmente peligroso porque estos datos pueden llegar a terceros con malas intenciones.

Las empresas fabricantes están haciendo todo lo posible para evitar la invasión total de privacidad, pero lo cierto es que es muy difícil desarrollarlo de la noche a la mañana.

Lo cierto es que, buenos o malos, los automóviles autónomos ya son una realidad cada vez más tangible en nuestra época y quizá no falte tanto tiempo para que todos podamos tener uno.

Si te ha gustado el artículo ¡no olvides compartir!